Vives y trabajas en México y Estados Unidos, ¿cómo ha sido esto para ti?
Voy y vengo entre los dos países desde la adolescencia, pero me establecí más en Estados Unidos a partir del 2015, al terminar mi maestría en pintura. La mayoría de los artistas que conozco están en Nueva York, por eso decidí trabajar aquí. He vivido en muchas ciudades diferentes y el lugar donde me encuentre trasciende en mi quehacer como artista; sin embargo, el mayor cambio ocurrió a partir de la maestría cuando comencé a explorar obra figurativa y dejé la abstracción. La abstracción la pasé a los tapetes que hago en Teotitlán del Valle, Oaxaca.

Además, Nueva York está llena de arte y cosas súper interesantes. ¿Eso te animó a montar tu estudio allí?
Sí, es muy interesante estar cerca de los museos y galerías. Es un lugar muy energético y creativo; pero Oaxaca también lo es.

¿Cómo te iniciaste en el arte?
Descubrí la pintura a los 18 años, en la universidad. Inicié mis estudios sin tener una idea clara de una carrera. Estaba explorando varias materias cuando tomé mi primera clase de dibujo. Quedé cautivada y todo lo demás se acabó, ya no le puse atención a las otras clases; jamás esperé que resultara todo esto.

Al final es un gran privilegio trabajar en lo que te gusta.
Sí, para mí es así; aunque la pintura, el arte en general, no es nada sencillo. De joven no tenía idea de lo complicado que es dedicarse al arte de manera profesional, no sabía todo lo que implicaba y, pese a que conocía un poco acerca de la vida de los artistas en Oaxaca, nunca me imaginé que yo recorrería este camino.

¿Tuviste algún maestro en Oaxaca?
No en el sentido académico, pero sí tuve la oportunidad de trabajar un mes en el taller de Sergio Hernández. Esto fue hace muchos años. Estaba por terminar la universidad y pintaba por mi propia cuenta. Fue interesante trabajar con Sergio porque por primera vez vi cómo era dedicarse al arte todos los días. Ser artista es una manera muy particular de vivir porque uno toma todas las decisiones y define los parámetros. Hay mucha libertad; no obstante, eso también tiene sus dificultades. Uno crea sus propias reglas y luego uno tiene que romperlas. Todo esto me recuerda algo que leí y decía que pintar es una forma de hacerle el amor al mundo. Al final, no sé quién verá mi trabajo, pero siento que la pintura es una forma increíble de amar el mundo.

¿En qué estás trabajando ahorita?
Estoy haciendo óleos de gran formato y sigo diseñando tapetes. Dibujo constantemente, ideas que a veces traduzco a las pinturas. Un viaje reciente a París me inspiró pues volví a ver a los impresionistas, y me parecieron frescos y radicales. Estoy preparando una exposición en Los Ángeles que se inaugurará el 3 de febrero de 2019 en la Parker Gallery. Presentaré mis tapetes junto a las esculturas de mi amiga Nancy Shaver.

¿Nos puedes platicar un poco más sobre los tapetes? ¿En dónde y cómo los elaboras?
Por supuesto. Estas piezas se tejen en Teotitlán del Valle a cargo del maestro Jerónimo Hernández, y su esposa, Josefina Lazo, tiñe la lana. Con ellos llevo trabajando más de 10 años. Mi proyecto consta de dos tipos de tapetes. El primero es una serie de tejidos de cuatro colores, sencillos y geométricos, que nacieron de mi propia necesidad pues cuando me mudé a Los Ángeles en 2003, tenía un departamento muy pequeño y no encontraba un tapete para mi espacio. Todo era Ikea o tapetes persas de diez mil dólares, así que decidí diseñar y producir algo yo misma.

¿Entonces estas piezas pueden usarse en el piso o son como gobelinos?
Pueden ser ambas; hay gente que los cuelga en la pared, pero la idea original fue crear un objeto funcional. El otro tipo de tapete es el que llamo Recortes Zapotecos. Para hacerlos copio figuras (grecas y patrones tradicionales zapotecos) y literalmente, hago recortes y collages que después se tejen en un solo plano. Uno de estos tapetes está ahora en la exposición Outliers and American Vanguard Art, que está viajando por museos en Estados Unidos. La diferencia entre éstos y los tapetes de cuatro colores no es sólo formal sino también conceptual: los Recortes Zapotecos están hechos sólo con tintes naturales y son piezas únicas; mientras que los de cuatro colores son múltiples y están teñidos con una gama de colores químicos.

¿Y respecto a la pintura?
Mi quehacer como artista se alterna entre los tapetes y la pintura. Esta última es una experimentación constante donde busco diferentes acercamientos al material, los géneros y la historia del arte. Una parte de mi inspiración la he conseguido recientemente en los ex-votos mexicanos.

Regresando a esta transición del arte abstracto a piezas figurativas…
Sí, exactamente, ese paso sucedió con la maestría, en 2012, y fue porque comenzaba a sentir una insatisfacción enorme en mi trabajo y no entendía qué era. Al empezar la maestría tuve la oportunidad de experimentar nuevamente. Estaba frente a una hoja en blanco. Traté de soltar todo lo que hasta ese momento conocía y me concentré en ver lo que iba saliendo. Justo ahí nacieron los rostros. Los iniciales todavía eran muy abstractos y la parte gestual no se había definido por completo. La transición de la abstracción a la figuración dio su primer resultado en esa serie, y de ahí evolucionó: de pronto esa cara pertenecía a un cuerpo, y después, ese cuerpo estaba situado en un espacio. Ahora estoy haciendo pinturas narrativas, algo que me hubiera parecido inconcebible hace unos años.

Después de este paso, ¿cómo definirías la abstracción y la representación?
Esa pregunta me la han hecho varias personas. Podríamos hablar de los aspectos formales, de la destilación de formas, pero mi interés no es definir estos términos, sino ver cómo un artista crea un lenguaje visual que combina la cognición y el subconsciente. He estado entre las dos vertientes y pienso en cómo mi experiencia entre dos mundos, México y Esta Estados Unidos, ha contribuido a que yo no pueda trabajar de una sola manera porque, como persona, no he vivido de una sola manera. Ahora comienzo a reincorporar elementos de abstracción a mi obra y busco algo más sincronizado.

Tags:
Categories: Art & Culture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *