El actor mexicano nos cuenta en nuestra exclusiva, su participación en La boda de mi mejor amigo y del próximo estreno de Los protegidos.

Vamos a demostrar que en nuestro país se puede hacer buen cine.

 

¿Cómo te sientes a unos días del estreno de La boda de mi mejor amigo?
Feliz, emocionado y nervioso, son muchas cosas porque es una gran película, una historia hermosa; y el hecho de que nosotros hayamos decidido y nos arriesgáramos con el remake es delicioso. Me muero de ganas por ver el producto final, y quiero que mi familia y la gente me dé su opinión.

 

La historia original es buenísima, y en el tráiler hay un toque de humor muy local, ¿qué más veremos en los cines a partir de este 14 de febrero?

La versión de un grupo de amigos que decidieron realizar esta gran película y se la pasaron bien.
Lo más bonito de esta adaptación es que somos mexicanos y los primeros que nos atrevemos a ha- cer algo así. También vamos a demostrar que en nuestro país se puede hacer muy buen cine, una película de muy buen nivel y cosas a lo grande.

Todos estos elementos se suman a una buena historia con uno que otro detallito tropicalizado, es decir, con un toque de lo que somos nosotros actualmente. La versión original se lanzó en los 90, y las cosas han cambiado en estas dos décadas, e incluso hay personas que jamás han visto la primera.

 

¿Ya habías hecho proyectos de comedia antes?

No, siempre me había tocado salvar al mundo, ser un héroe con mucha acción o participar en un drama, y mi llegada a este proyecto fue muy casual. Creo que las cosas siempre se acomodan cómo deben pasar: siempre hay que estar listos… Go to the show! Tenemos que fluir y todo llega en su momento adecuado.

Recuerdo que estaba Caer en tentación y pensaba mucho en hacer una comedia romántica porque a mí me gustan. Todo el tiempo decía que quería participar en una producción de este tipo, de reírme y pasarla bien y de repente cayó la película. Ahí estaba la comedia romántica que debía hacer. Todo se acomoda, a veces nos gusta y otras no; pero llegó a mí en el mejor momento, pues no era algo que esperaba.

 

¿Crees que es cierto que es más difícil hacer reír que llorar?
Sí, me parece que es un poco más complicado sacar una sonrisa. Nunca hay certeza del mood en el que está el público; ni tampoco conocemos el tipo de humor que funcionará, puede que les gusten los chistes ácidos o muy simples. Así que colocar un buen chiste, darle la entonación adecuada a una situación o movimiento que haga reír, como una simple mirada, es de lo más complicado porque requiere conectar con una persona y que además ella pueda vincularlo con algo en su vida que le resulte gracioso. Son muchísimas cosas involucradas para divertir al público, y están en un nivel diferente para generar drama y angustia en la audiencia.

¿Cómo fue trabajar con Celso García?

Es un director maravilloso y muy claro. Desde el principio nos advirtió que todo el mundo nos iba a comparar con la versión original, y en muchos casos tratarán de deshacernos; pero con mucha energía nos dijo ¡hagámoslo y contemos nuestro cuento!

Si Los Miserables llevan millones de funciones, y cada una de ellas tiene su toque especial y la gente se la pasa bien, se vale hacer un remake de la película que nosotros queramos y nos guste. Esa fue una de las cosas que hablamos desde el primer día de trabajo, y a partir de entonces decidimos hacerlo cómo nos nacía y adaptarnos a lo que los personajes nos pedían.

Este es un proyecto muy noble y conocido, muchas personas saben de qué se trata, para dónde va, y ese es el riesgo, pues conocen en qué acaba y suceden dos cosas con las expectativas: esperan recibir mucho de una nueva versión, lo cual nos llevó a fijarnos estándares altos; o, por el contrario, no esperan nada y tampoco están motivados para verla, así que nuestra misión es convencerlos.

 

Hablando de tus otros proyectos, ¿ya hay fecha de lanzamiento de Los protegidos?

Todavía no hay nada confirmado; esperamos que sea a mediados de este año. Esta serie también dará mucho de qué hablar, pues aborda temas que no son muy comunes en lo que se hace en México.

 

¿De qué trata la serie?

Distintas familias descubren que sus niños no son como todos los demás, pues tienen superpoderes y otros talentos. Estas personas especiales no pasan desapercibidas y hay un grupo que busca capturarlos para experimentar con ellos. A su defensa surgen los padres, y en mi caso, un papá soltero, que están dispuestos a proteger a sus hijos.

Lo divertido de mi personaje es que se trata de un hombre muy introvertido, soltero, con mucho miedo y que incluso llega a tartamudear; es decir, un rol muy diferente a lo que suelo hacer, y eso es lo hermoso de esta profesión, las posibilidades que tenemos como actores.

La historia es muy bonita porque habla de la familia y los seres queridos, todas esas personas a las que proteges y por las que das todo. Sin importar si eres mutantes o tienes algo que sale de lo que llamamos “normal”, la familia y el cariño siempre estarán ahí.

 

Este es un salto para lo que estamos habituados a ver en televisión abierta, ¿cómo crees que será recibido por el público?
Así es, pienso que puede ser un gran acierto esta propuesta. Los protegidos no aspira a ser la mega serie; simplemente se la está jugando para presentar una historia diferente, con acción y un mensaje apto para todo el público.

Categories: Faces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *