Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance

Diller Scofidio + Renfro y Rockwell Group tardaron más de una década para construir The Shed; pero la espera valió cada segundo -y centavo- invertido: este nuevo espacio será una nueva referencia del arte y la cultura en Nueva York.



El complejo consta de galerías en los niveles 2 y 4, y puesto que son amplias y sin columnas funcionan con calidad de museo. El teatro Kenneth C. Griffin, en el nivel 6, tiene capacidad para 500 personas; además, también puede subdividirse de acuerdo a las necesidades de producciones e instalaciones. En el piso superior encontramos los Tyl Skylights and Lab, espacios dedicados para eventos, ensayos y desarrollo de artistas.

The McCourt: Ingeniería al Servicio del Arte

El empresario Frank McCourt donó 45 millones de dólares para el proyecto, por lo que esta parte fue bautizada con su apellido. La enorme almohada plateada que distingue todo el edificio forma parte del espacio destinado a los mayores eventos.

Esta estructura de 40 metros puede duplicar su tamaño en tan solo cinco minutos gracias a un sistema motorizado de rieles. El marco de diagrid de acero está revestido con un polímero a base de teflón duradero y liviano, llamado etileno tetrafluoroetileno (ETFE). Con las propiedades térmicas del vidrio aislante en una fracción del peso, el EFTE es translúcido y puede soportar vientos huracanados. Cuando la programación lo permite, la cubierta móvil puede retraerse sobre el edificio base para crear una plaza.





Open Call: La Primera Llamada del Cobertizo

The Shed comenzó operaciones con una serie de conciertos multidisciplinarios de Björk; la mues- tra de arte visual y música en vivo Reich Richter Pärt; y la puesta en escena de Norma Jeane Baker of Troy, dirigida por Katie Mitchell en el teatro Griffin, donde la actriz Ben Whishaw y la soprano Renée Fleming cuentan las historias de Marilyn Monroe y Helena de Troya.

Ahora y hasta el 25 de agosto, este nuevo espacio presenta Open Call, una muestra que seleccionó los trabajos de artistas radicados en Nueva York y que aún no han recibido un apoyo institucional. El equipo de The Shed revisó más de 900 propuestas, y de estas se eligieron a 52 artistas y colectivos para recibir apoyo, espacio y recursos para desarrollar sus proyectos, así que las obras pertenecen a una amplia gama de disciplinas, desde artes visuales hasta medios digitales, teatro y danza.