Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance
Revista Ambiance

Stefano Stortoni:

¿Qué significa ser cónsul honorario de Italia para la región Puebla-Tlaxcala?

Es un orgullo representar a tu país en el extranjero, expandir la cultura italiana, poder echar la mano a tus paisanos cuando están fuera de casa. La relación entre México e Italia es magnífica, tanto en lo cultural como en el comercio. Como cónsul, quiero contribuir con este acercamiento, y es muy bonito hacerlo como en esta ocasión con Alfa Romeo. Pronto comenzarán las actividades del Club Alfista de Puebla, y nos gustaría saber un poco más sobre su historia con Alfa Romeo. En mi familia somos alfistas desde siempre. Mi papá empezó a trabajar en Alfa desde 1962, en la parte de prueba de motores, después pasó a la prueba de carros en la pista de Balocco, y de ahí lo mudaron a Florencia como jefe de pruebas de la región hasta 1984. Todavía vivimos con Alfa Romeo: mi padre conserva el suyo y yo tengo un GTV de los años sesenta.

¿Qué representa esta marca en Italia?

Siempre ha sido un símbolo de estatus. Son carros de gran prestigio, con un motor fuerte para correr. Históricamente, Alfa era para los puristas, aquellos que disfrutaban más de un carburador que de un turbo o inyección; aunque después se acostumbraron a estas innovaciones. También son vehículos muy reconocidos porque fue el proveedor principal del Estado: las patrullas de la policía, de los Carabinieri, del Estado Mayor. Alfa Romeo permanece como estatus y una mira, es decir, un vehículo que uno desearía tener.

El sonido del motor Alfa es reconocido y muy buscado. Ahora que han retornado a la Fórmula Uno, este clásico ronquido italiano está retomando el mercado interior. Como primer Presidente honorario del Club Alfista de Puebla.

¿Qué mensaje le daría a todos los entusiastas de la marca?

¡Prueben un Alfa en cuanto tengan oportunidad! Esperamos que en los eventos y reuniones que organicemos, se puedan sentar dentro de un Alfa, sentir cómo huele Italia, escuchar un motor de este tipo y probar un vehículo con el auténtico estilo italiano. Alfa Romeo está en un nicho. La verdad es que no todos aprecian su estilo y tipo de motor. En cuestiones de diseño está el sello de Pininfarina, y en cuanto a desempeño, un Alfa habla por sí sólo. Quien quiera un auto con gran estilo, y que además pueda correr bien con un toquecito del acelerador, seguramente escogerá un Alfa Romeo y no otro. En Italia es así.

¿Cuál será la influencia de una comunidad alfista en las relaciones México-Italia?
Seguramente mucha, porque los Alfa son muy reconocidos, y los italianos radicados aquí buscarán acercarse para compartir esta pasión. Esto nos dará la oportunidad de tener a italianos y mexicanos reunidos en torno al amor por estos autos. El Club Alfista puede ser una excelente caja de resonancia, y con la ayuda de todos conseguiremos gratos intercambios.

¿Qué es lo que más le gusta de México y de Puebla?

Las mexicanas, porque me case con una de ellas. Me encanta el clima de Puebla, es como Cuernavaca; pero sin demasiado calor. La comida mexicana es increíble. Pero lo que más me fascina es el sentimiento de familia entre los mexicanos, cosa que en Europa se está perdiendo un poco. La unión con la familia, la forma en la que se construye y fortalece ese lazo es muy bonita verla, y también retomarla para nosotros.