Después de que las pantallas táctiles dominarán al mundo, ahora es tiempo de el mercado le apueste a las pantallas flexibles.

Toda una nueva era nos espera

El Mobil World Congress 2019 nos dejó claro que el futuro de la telefonía móvil está en los dispositivos con pantalla flexible, y este era el paso natural después de saturar el mercado con pantallas cada vez más grandes: lo único que podía continuar con esta tendencia sin sacrificar espacio era doblar el teléfono.

Samsung y Huawei serán los primeros en arriesgarse en este nuevo submercado con los terminales Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X; aunque se dice que, de tener buena recepción en los consumidores, marcas como Xiaomi, Motorola y LG ya tendrían listos sus dispositivos para competir.

¿estamos listos para una nueva era de telefonía móvil?

Los avances para lograr un teléfono con pantalla plegable ya existen; sin embargo, no dejan de ser una tecnología en pañales, propensa a fallos tal como ocurrió en el bum de las pantallas táctiles. Además, cada innovación se paga, y cuando aparecieron los dispositivos con pantalla táctil, estos eran más caros que los teléfonos convencionales. Hablando de números, un smartphone con pantalla plegable deberá rondar entre los 2,000 y 2,500 dólares.

Con la aparición de las pantallas flexibles, el teléfono móvil busca comerse poco a poco al mercado de las tablets al tener ambos dispositivos en uno. La idea es que los contenidos multimedia sean reproducidos en un dispositivo que podamos llevar en el bolsillo, pese a que esta no sea la utilidad final que se pensó para estos aparatos.

por: Gabriel Nieto Martínez

Categories: Trends & Style

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *